En julio la artista conceptual argentina, Mara Minujín, instaló el “Parthenon of Books” en Kessel, Alemania, como parte del festival Documenta 14. Esta replica del Partenón fue construida a partir de 100.000 libros prohibidos.

Este monumento fue levantado en un espacio donde los nazis quemaron 2000 libros en 1933 como parte de su campaña de censura. Lo cual es un duro recordatorio de que la palabra escrita se ha utilizado sistemáticamente en las acciones de censura a lo largo de la historia.

Es trabajo se realizó junto con los alumnos de la Universidad de Kassel, quienes identificaron 170 libros en todo el mundo que fueron prohibidos en algún punto de la historia o que fueron prohibidos en algunos países mientras que en otros circulaban de manera libre. Para conseguir todas las copias necesarias se pidió al público que colaboraran, estos libros fueron envueltos en un plástico protector y colgados en la estructura. Se uso la estructura del Partenón ya que simboliza la democracia.

 

Coméntanos qué opinas:

comentarios